Lore: La Muerte de La Profeta


Existen Dioses que van más allá del tiempo, ellos han visto el nacer y perecer del hombre y sus Dioses, su influencia abarca mucho más de lo que te puedas imaginar. De esto La Profeta se dió cuenta al final de sus días. Sephirot es la deidad que el Árbol de la Vida toma en la línea argumental Rage of Bahamut. Es posible, o es más bien un hecho que ella junto a Yggdrasil conformen la esfera más próxima a la creación y destrucción.

La profeta había avistado el evento Génesis, por lo cual se dirigió con esta poderosa deidad haciendo uso de todas sus influencias y poder mágico, ella sabía lo cruel y despiadado que los Dioses suelen ser, por lo que se presentó sin defensa alguna, a merced de la voluntad divina, a continuación el relato del fatal encuentro
Los Dioses primigenios ocultaron dentro de mí el conocimiento de los mundos ocultos ...
Con esta sabiduría que responde a todas las preguntas del universo.
Te haré entender la auténtica
verdad ...
La fe en la destrucción es también el gozo de la resurrección...

La profeta se muestra desnuda y en reverencia al encuentro se postra en rodillas, no lleva más que un sujetador de pelo para que este no le cubra el rostro. El encuentro se da en el estado de Poder de Sephirtoh en un apartado brillante que ciega al abrir los ojos.


P: Diosa Sephirot, personificación del Árbol de la Vida, soy dichosa de su presencia, ¿Puede usted compartir su conocimiento conmigo?

S: Profeta, conozco tu labor en el mundo de los mortales así como el de los bajos Dioses, te concederé el derecho a preguntarme un sola cosa, dime, ¿que deseas saber?

P: Verá usted, y de su conocimiento es que mi labor está terminando en esta vida, me dirijo a usted y busco en su sapiencia inmensa conocer la forma de vida en la que debo reencarnar.

Sephiroth agitó su bastón creando una aberración en el tiempo frente a La Profeta que mostraba lo que ella habia vivido junto a los humanos y Dioses.

S: Profeta, tu labor incansable y tu empresa por el conocimiento me sorprenden, has maravillado incluso a tus Dioses, sin embargo, no te diré nada, pues en tus hombros llevas el pecado de tu mundo, eres entonces un ser al que no debo conferir dicha información. Has visto el futuro, aquel futuro no te necesita y lo sabes. Mis preciosas elfas encatadas por tu hechizo te han contado sobre mí, de sus sagradas memorias extrajiste un conocimiento que no te pertenece, has pecado y me has hecho enfurecer. ¡Márchate por donde viniste y ni se te ocurra regresar!

P: Grandiosa, ¿Hay alguien que haya vivido sin cometer un solo crimen? Los humanos mataran a animales para vivir, incluso odian a otros, aunque no tengan la intención de hacerlo. Si dice que los humanos cometen crímenes y por ello son pecadores, el simple hecho de vivir es un crimen y un pecado. Me extraña que de su boca escuche tanta animadversión por mi trabajo y mi especie cuándo sus bendecidos ciervos han deliberado conmigo y los míos.

S: Todos los seres mortales deberían vivir de acuerdo a sus propósitos, sin embargo, tú te rehusaste al destino que El Señor te obsequió, rechazaste su regalo. No olvides que eres una bruja, y no eres nada más que eso. Profeta del Pecado, vete ya, mi paciencia se ha acabado y no querrás ser purificada ahora. Si no te vas ya, te buscaré en las dimensiones en las que te ocultas, te borraré con ellas y junto a tu mundo entero.

P: Incansable, sería vivir para siempre como ustedes. Mi vida vale porque estoy aquí y ahora, el camino que piso lo hago una vez y nada más, pero ustedes son condenados a revivir lo mismo una y otra vez. Diosa, no se confunda, yo no quiero ser como uno de ustedes, no hay nada que más me cause repulsión. Ahora le mostrare nuestra victoria.

S: Profeta, ¿Qué tan buena puede ser tu victoria si vas a morir?, Te enseñare cuan necesaria es la purificación....

Sephiroth se levanta de su trono con intensiones de borrar a la Profeta y se dirige lentamente hacia ella, ésta yace de rodillas inmóvil. Cuándo se acerca lo suficiente como para tocar su rostro, La Profeta interrumpe.

P: Yo también le voy a enseñar algo: nosotros, los tristes mortales no nos damos por vencidos nunca, si usted puede comprender esto, sabrá que hay esperanza, incluso para los Dioses.

Acto seguido, Sephirot toma la vida de la Profeta con tan solo acariciar su mejilla, su cuerpo cae sin vida y se desvanece de a poco mientras que Sephirot hace un cambio de estado. En la tierra, sus animales lloran su muerte al momento que Nephthys cuenta lo sucedido. Desde entonces, nunca más se habló de ella.


Previous
Next Post »

Agradecemos tu comentario. Show Conversion Code Hide Conversion Code Show Emoticon Hide Emoticon

Thanks for your comment