La Serafín, Reina Caída.

Una Serafin que cometió un error,
cayó del cielo a la tierra para contarte lo placentero
que es el pecado.
Los Serafines son los seres más hermosos del universo, ella destacaba de entre todos, ella ha sido la Serafín más hermosa del cosmos, dueña de los ojos más puros y profundos que esconden a la misma bóveda celeste detrás de su reluciente color cian. Dios le proporcionó tres pares de alas con las cuales ella debía protegerse para que nadie más que no fuese Dios pudiese observar su belleza absoluta.

Al igual que Lucifer ella con el tiempo fue desviando sus intereses, al comienzo era abusar de la libertad de la que gozaba, después dejarse al descubierto al aire libre. Ella desarrollo un histrionismo muy fuerte, incluso desobedeciendo las ordenes de Dios, ella se dejó ver por los Arcángeles y demás Ángeles de la Milicia causando un gran alboroto que a Dios no le gustó. Ella fue reprendida y escondida en algún lugar del 5to cielo, sin embargo, el daño ya estaba hecho. Todos los ángeles que vieron su belleza pronto comenzaron a preguntar sobre ella, su influencia era tan fuerte que incluso las féminas aladas presentaban rasgos de enamoramiento hacia ella.

Durante su paso por el encierro ella cayó en un estado de depresión y soledad absolutos, aquellos ángeles que estaban a su cuidado sufrían de por verla desgastarse, actuaban casi de igual forma que ella, pronto se dio cuenta que ocultaba un gran poder, era capaz de trasmitir sus sentimientos a las formas de vida que la rodeaban. Pasó el tiempo, mientras ella se desarrollaba perfeccionó su técnica a tal grado de embriagar con sus sentimientos a sus semejantes.

Ella fue liberada en algún punto de su adolescencia; sin embargo, sus pensamientos se habían nublado y sus intenciones distaban mucho de hacer alabanzas a Dios. Cuándo salió al paraíso muchos ángeles la esperaban para poder contemplarla, cubierta por sus alas y acompañada de Dios caminó hacia su trono en dónde le cantaría y lo alabaría por la eternidad, pensamientos que le molestaban en demasía, entonces abrió sus alas y se dejó ver por las miríadas de ángeles que observaban dicho suceso. Todo el mundo enmudeció y la miraron con una absoluta admiración de pronto el cielo se estremeció al momento en el que los Arcángeles Miguel y Gabriel cerraron filas; el color de las alas de ella comenzó a tornarse morado y luego de una decena de segundos su aura limpia y dorada pasó a tener un color negro opaco.

El Serafín Caído reclamó su trono en el
infierno, algún día su rebelión
contra la luz de concretará.
Sólo los ángeles más fuertes pudieron resistirse a su poder, sin embargo, aquellos más jóvenes cayeron presos de su influencia y todos miraron cómo sus almas y cuerpos puros cayeron presos de ella. El suelo se abrió y ella se hundió en el junto a los niños ángeles que fueron presos de su influencia. Desde entonces ella vagó por la tierra mostrado su belleza a todos los seres que encontraba, estaba fascinada con la atención que recibía y fue de éste modo que creció. Al tiempo Lucifer se presentó con ella para prometerle un lugar en el infierno, ella, que sólo conocía su propia belleza quedó cautivada con el ser más hermoso que Dios haya creado, por lo que embrujada por su encanto aceptó y se dirigieron al infierno.

La misión que Lucifer le encargó fue la de introducir a los ángeles de guerra como aliados de los caídos induciendoles el pecado; ella aceptó dicha tarea con la condición de que no sólo se limitaría a atraer ángeles de guerra, sino también infantes angelicales y estos serían protegidos por el mismísimo Lucifer. Desde entonces ella suele aparecer durante las misiones de las brigadas de batalla de los cielos para infundirles deseo y lujuria por su belleza haciéndoles claudicar de su misión para seguirla. Su poder de convencimiento rivaliza con el Ángel de la Perdición, sin embargo, ella se mantiene virgen ya que sólo quiere la atención de todos, mas no le apetecen los encuentros sexuales.

Ella conserva a las dos Ángeles infantes gemelas que la estaban a su cuidado cuándo fue encerrada, estas son su servidumbre principal y se encargan de vestirla, bañarla y procurarla. Cuándo el tiempo trascurrió y doblegó muchas más almas angelicales se proclamó cómo la Reina Serafín.

La Reina Caída no mantiene contacto con las bestias y espectros del infierno, ya que le parecen seres repugnantes y detestables que no son dignos de admirar su gran belleza. Es sabido que cuándo el Querubín Lucifer se encuentra en el infierno, ella sale en su búsqueda para caminar con el buscando su atención. Ella conoció a la Madre del Mal vía Lucifer, sin embargo, la Reina mantiene su distancia ya que conoce el poder de convencimiento de ella y no desea que su cuerpo y su belleza le pertenezcan (Regresamos a lo mismo, sólo busca la atención de los que la rodean). Ello le costó ser presa de constantes acosos y un intenso cortejo de parte de la Madre del Mal, y aunque ama la atención, detesta no tener el control de la situación. Ante tal evento ha tenido que ceder a sus fieles seguidoras a esta tirana con tal de que cese el constante acoso.

La Reina Caída no es un ser de malicia; ella nunca supo cómo manejar su belleza y por ello cayó de la gracia de Dios, no está en la búsqueda de sangre y fiel a su estatus de Serafín, tampoco se interesa por los hombres, lo que ella más quiere es la admiración de todos. Es por su falta de maldad que conservó su aureola, sin embargo, un par de cuernos nacieron de su cabeza, siendo este par de cuernos los más bellos del inframundo.

Su poder no ha sido comprobado debido a que nunca ha tenido que combatir, no obstante, es de conocimiento general que los Serafines son dueños de una energía sin igual que rivaliza con los Arcángeles más cercanos al señor, ella utiliza su poder cuándo las cosas no van como desea, cuándo hace uso de sus técnicas de batalla suele destrozar los ligamentos y las extremidades de los pobres a los que agrede, ella suele conservar sus espinas dorsales como trofeo. Aprendió a amar la joyería, los metales preciosos y las telas divinas por lo que suele conservar dichos elementos de aquellos ángeles que han caído en su poder, con el tiempo se hizo de una armadura que le permite resistir los ataques sagrados. Ella protege sus rodillas con un par de Diamantes del Paraíso que son varios miles de veces más resistentes que los que hay en la tierra.

Celos, Ira, Lujuria, Pereza
¿Que está mal con esto? Sigamos
nuestros sentimientos internos, hagamos
lo que queramos hacer.

Ella logró alcanzar su forma adulta gracias a todo éste trabajo y gracias a la ayuda de Lucifer, ella lo considera el Rey del Inframundo, recordemos que los ángeles no envejecen y sólo conforman su aspecto adulto cuándo han servido y cumplido sus misiones. En ésta forma es capaz de manejar las fuerzas del frio, de la tierra, del tiempo y de las sobras cómo casi ningún otro ser del inframundo, ello lo aprendió de Lucifer, junto con esta madurez vino el desprendimiento de su deseo por ser admirada por todos a sólo ser admirada por Lucifer. Ella dejó la habitación de Lucifer para construir su propio hogar lleno de cristales preciosos y un frio demoledor que sólo unos cuantos podrían resistir. Fue debido a éste frio demoledor que el aroma del Ángel delaPerdición no pudo penetrar en su recinto a su llegada, y es gracias a esta emanación del cero absoluto que las feromonas de éste no llegan a la Reina, siendo ella la única que no cayó presa por éste Ángel Caído.


Previous
Next Post »

Agradecemos tu comentario. Show Conversion Code Hide Conversion Code Show Emoticon Hide Emoticon

Thanks for your comment