La Princesa Caprichosa: Kerracula Lugdunum y los Palacios Flotantes


Los humanos se han jerarquizado y se han dado importancia entre su misma especie de dos formas distintas; aquellos hombres y mujeres que se dedican a la milicia y aquellos adinerados con basto poder alrededor del mundo. La historia de Kerracula y las construcciones flotantes tiene lugar mucho después de los eventos del Génesis.

En el mundo existía una familia adinerada dueña de grandes extensiones de terrenos que se localizaban en una bahía alejada; de ésta familia se nace una niña que se convertiría en la pionera de la arquitectura aérea. Ésta niña mostraba una habilidad para el aprendizaje sin igual, sin embargo, su temperamento difícil por la ausencia de su madre y sus caprichos hicieron que sus maestros y la sociedad real no le tomaran muy enserio.

Cuándo ella llegó a su adolescencia le pidió a su padre que le construyera un palacio en el cielo, el Rey se quedó mudo con dicha solicitud, siempre había cumplido cada una de las peticiones de su hija ya que era lo único que tenía, por lo que recurrió los viejos sabios para recibir consejos. Éste Rey era sumamente ambicioso y la sola idea de hacer algo que nadie más había hecho le llenaba con entusiasmo. Estos viejos hombres le sugirieron aprovechar las islas flotantes para que sirvieran de terreno para dicho palacio. El Rey se dispuso a encontrar a los mejores astrónomos y matemáticos en el planeta para que hallaran una isla que no se moviera tanto y que tuviese un movimiento predecible. Todos estos hombres fallaron en su tarea de encontrar el terreno más adecuado. Kerracula creció un par de años y se obsesionó con su capricho, lo cual la motivó a estudiar Arquitectura. Pronto ella se dio cuenta que había muchos problemas que resolver, cómo la mano de obra, el transporte de materiales, el movimiento de la misma roca y como no, la falta de agua. Motivada por resolver este enigma se dirigió al bosque en dónde se acostó a mirar la bóveda celeste, en ella se puso a contar las estrellas y las constelaciones, las repaso una a una y se detuvo con la de Pegaso… «Pegaso, ¿Acaso no fue él quien hizo brotar agua de las rocas?»

Kerracula se incorporó y se dirigió a toda velocidad a la biblioteca del reino, allí se puso a investigar sobre los escritos de ésta criatura, para su desilusión Pegaso se encontraba fuera del alcance de ella, sin embargo, se fue a buscar a los mejores hechiceros de la zona para contratarlos, ella les habló sobre su idea, los hechiceros se mofaron de ella, luego Kerracula los amenazo de muerte y terminaron aceptando ayudarla, no obstante, ellos no podían hacer nacer agua de la nada, ella les indicó que los enviaría al mar en la búsqueda de Shanti, la Diosa del Océano, ella podría enseñarles algún truco nuevo.

Mientras el Rey se encontraba batallando con los medios tradicionales para construir, Kerracula echo mano de su mente abierta para buscar por otros medios la realización de su gran capricho: un palacio en el cielo. La misma noche que los hechiceros salieron en la búsqueda de Shanti, Kerracula se fue a uno de los balcones de su mansión para observar el comportamiento de las rocas; meditando sobre su origen recordó las historias que su abuelo le contaba sobre las ruinas mágicas flotantes de los Dragonewt, recordó que su abuelo le mencionó alguna vez que en una expedición de alguna de sus armadas encontraron lo que parecían ser exoesqueletos draconianos que emanaban una energía especial. Cómo el Rey no era muy fiado de las historias de su padre desestimó mucho conocimiento que le fue compartido, no así Kerracula quién se fue a dormir pensando seriamente en la posibilidad de emplear la magia de estos restos.


Al día siguiente a espaldas de su padre alistó una expedición a la montaña que su abuelo tanto recordaba. Logró reunir a una delegación de investigadores a los que les encargó traer un exoesqueleto draconiano.

Ambas expediciones se tomaron dos años en lograr su cometido, a su regreso Kerracula se encontraba ansiosa por los resultados obtenidos: Los hechiceros que se fueron al océano lograron aprender un conjuro que lograba extraer el agua de las nubes y hacer brotar agua caliente del suelo introduciendo el gas vaporizado a gran presión entre las rocas, mientras que la expedicón de investigadores trajeron huesos, y restos de joyería draconiana. Paralelamente su padre había logrado reunir los recursos para la construcción sin embargo había contraído una infección en los pulmones que lo tenía disminuido en cama. Kerracula subió al poder cuándo su padre no podía continuar dando órdenes.

La nueva Reina se enfrentó a las pocas expectativas que su pueblo tenía de ella, pues era conocida por ser cruel y muy atorrante cuándo la cólera la invadía, no creían que fuera capaz de manejar el reino por lo que mucha gente se fue yendo a otros reinos de forma paulatina. Sus ideas y el desfalco que ella generó con sus ideas puso la situación en un estado de emergencia.  Ella tenía que hallar la forma de generar riqueza para que su imperio no cayera.

Al verano del próximo año, Kerracula había completado sus estudios de Arquitectura y algunos de hechicería, tenía el conocimiento para generar agua de las nubes, sin embargo, no sabía qué hacer con ello, desesperada y entristecida por la situación que ella provocó se refugió en su habitación, ése día decidió retomar por última vez su caprichosa idea de construir un Palacio en el Cielo, ésta idea seguro le gustaría al resto de las familias ricas y vendería este tipo de edificaciones. Abrió el baúl en dónde guardaba los restos draconianos y mediante un hechizo de extracción de magia logró hacer suya la emanación draconiana, con ella le vino una revelación en dónde pudo observar que era posible estabilizar rocas flotantes y modificar su trayectoria, así como su altura y velocidad. Ella se puso manos a la obra y mandó a preparar su carruaje junto a los hechiceros que estaban a su servicio. Se fueron a buscar una roca lo suficientemente grande como para albergar un gran palacio, al encontrar la roca ella se sacó los guantes y controló la imponente masa flotante, le dio dirección y la hizo bajar una vez que llegó a la costa.
Kerracula al mando de la construcción.
Una vez a nivel de piso los constructores pudieron realizar su trabajo, y fue de este modo en que el palacio se pudo construir, los hechiceros redactaron un libro de conjuros para plasmar el conocimiento aprendido de Shanti, al término de dicho documento Kerracula tomó la vida de sus hechiceros para que estos no compartieran el secreto, éste libró quedó sellado con el poder draconiano que Kerracula dominaba.

Posteriormente, en el invierno de ese año el palacio comenzó a construirse, muchísima gente acudió para laborar en la construcción, aunque la paga no era buena del todo sí era mejor que dedicarse a la pezca en esta estación del año. Su padre muere al terminar el invierno al no poder soportar más esta enfermedad y le es cedida la corona y pasa a convertirse en la dueña de la corona absoluta. Al año siguiente el palacio había terminado de construirse y trasladó todo el mobiliario del viejo castillo al nuevo, vendió el viejo castillo y se fue a los cielos a prosperar. Ella invito a su palacio al resto de familias ricas, éstas que quedaron maravilladas con la construcción, la vista era fantástica. Además, Kerracula había planeado el plus que hacía envidiable su palacio: Poseía aguas termales, éste atributo hizo que todas las Reinas y Princesas le exigieran a su Rey una edificación de éste tipo. Sin embargo, cómo aquellos reyes no veían otro fin más que el placer, desestimaron las peticiones.
Kerracula en sus aguas termales.
En este periodo de transición el reino de Kerracula pasó por muchas penas, pues el dinero escaseaba y no había muchas fuentes de ingresos, aunque recibía fuertes cantidades de dinero por recibir a las Reinas y sus Princesas no era suficiente como para mantener un imperio en el cielo, además ella ya estaba en edad de casarse por lo que sus consejeros le recomendaron buscar a algún Rey soltero para solucionar la situación, pretendientes no le faltaban, pues era una mujer muy hermosa. A ella no le gustó la idea en lo absoluto.

Molesta por la situación y cómo nadie la buscaba enserio para construir palacios flotantes se planteó una vez más el problema de la subsistencia del reino, convocó a una mesa de dialogo con los ingenieros más inteligentes de su reino para escuchar ideas, muchas de estas ideas eran malas, pero se quedó con un par; su reino flotante se convertiría en un medio de trasporte de grandes volúmenes de mercancía que libraría montañas haciendo más cortos los tiempos de viaje y además se dedicaría a la minería de los cielos, pues las montañas flotantes nunca habían sido explotadas. De éste modo su reino próspero de gran manera y gracias a esto el resto de imperios voltearon a verlos cielos con fines de comercio, fue entonces que se comunicaron con la Reina para que les construyera fortalezas flotantes.

Kerracula había sentado las bases para la edificación en los cielos, ella se convirtió en la verdadera pionera de los cielos. Su conocimiento la llevó a muchas partes del mundo para construir muchas más edificaciones flotantes con lo cual recuperó y multiplicó la riqueza que su padre le había heredado. Y aunque no se escribe nada sobre su desenlace lo más seguro es que se haya terminado casando con alguno de sus primos.





Previous
Next Post »

Agradecemos tu comentario. Show Conversion Code Hide Conversion Code Show Emoticon Hide Emoticon

Thanks for your comment