La Caballería Alada: Pegasos

Pegaso
En Shadowverse habrás observado ya que existen algunas cartas que hacen referencia al mítico Pegaso e incluso pareciera que hay en existencia dicha caballería disponible para cabalgar los cielos durante las guerras, aquí te contamos cómo va este aspecto.

Pegaso nace en la línea de Rage of Bahamut cómo resultado del derramamiento de sangre que la semi-diosa Medusa hace en el escudo de la Diosa Athena para bendecirlo con su poder nato. El escudo de la Diosa se mantuvo brillante y lanzaba pulsos de energía muy curiosos que al Dios Zeus le llamó poderosamente la atención, él se dirigió con su hija Athena para poder observar a detalle su escudo. Zeus se llevó el escudo para analizarlo detenidamente de manera personal; cuándo por fin se detuvo de observar el espectáculo lumínico y sonoro que dicho escudo emitía, metió su mano en el escudo y logró sentir a un corcel fuerte, luego lo tomó de la cabeza y lo sacó de allí dentro.

El majestuoso caballo alado trotaba de alegría y expandió sus poderosas e imponentes alas para ser admirado por todos los que se encontraban en las cercanías. Pegaso dio una coz en el monte Helicón y en el acto empezó a fluir un manantial que posteriormente paso a ser la fuente de inspiración divina, Zeus lo llamó Pegaso quién consagró a las Musas, quienes lo cuidaban y lo alimentaban en invierno cuando no tenía hierba para comer.

La Quimera 
Un príncipe llamado Belerofonte se enteró de la existencia del animal divino y se obsesionó en hacerse de él, ayudado por las adivinaciones de una bruja y ayuda de la Diosa Athena logró amansarlo y se lo llevó del Olimpo bajo la promesa de que lo necesitaba para vencer a la Químera. Belerofonte logró vencer a la Quimera, pero a raíz de este suceso una soberbia muy grande brotó de su corazón haciéndolo pasearse por los cielos sin motivo alguno cómo si fuera un Dios. En una ocasión se atrevió a cabalgar hasta el Olimpo para decirle unas cuantas cosas a Zeus, pero Pegaso de resistía a ir porque sabía que Zeus mataría a Belerofonte al escucharlo, entonces éste último se atrevió a hundir sus espuelas en el legendario caballo hiriéndolo, entonces Pegaso lanzó a su jinete por los aires, Belerofonte murió a causa de esto y Pegaso se fue de regreso con Zeus.

En el Olimpo Zeus ordenó que curasen a Pegaso y se dispuso a ir a tomar la vida de quien lo hirió, Pegaso le transmitió que Belerofonte ya había muerto, entonces Zeus se calmó y se fue con su corcel blanco e dirección a las Musas. Estas lo acogieron y lo procuraron, desde entonces se convirtió en compañero de Zeus, éste Dios lo inmortalizó en la bóveda celeste otorgándole una constelación, además fue nombrado cómo portador del rayo y del trueno e iba a ser el encargado de conducir el carruaje de Eos (Hermana de Helios) que anuncia la llegada del día antes del amanecer.

Diosa, hermana y esposa de Zeus: Hera
Pegaso era único y legendario motivo por el cual fue venerado por los hombres mortales y admirado por los demás Dioses Olimpicos, ésta admiración fue tan fuerte y lo suficientemente importante como para que se le solicitara a Zeus que buscará la manera de hacer que Pegaso tuviera hijos. Zeus meditó sobre cómo mantener las propiedades de Pegaso sin manchar su linaje con alguna otra sustancia, cómo no había un Pegaso femenino para poderlos hacer copular, intentó convencer a sus hijas y hermanas de mantener un encuentro sexual con Pegaso, pero no aceptaron, fue con las Musas pero recibió la misma respuesta. no le quedó de otra que ir por una princesa mortal y convencerla de ser la madre de los hijos de Pegaso. Zeus se fue con Pegaso y Hera (Su esposa y hermana) para buscar a la pareja de Pegaso.

Hipocampos o Caballería de Poseidón.
Cuándo llegó a la tierra fue con Poseidón para pedirle un consejo, bien era sabido que el lívido y maldad de Poseidón eran muy grandes y seguro tendría algún que otro truco que podría servirles. Éste ofreció a sus más bellas sirenas, pero Hera desestimo la ayuda ya que la propiedad marina haría que los hijos de Pegaso tuvieran que vivir bajo el agua y serían una especie similar a los Hipocampos. Entonces Poseidón les sugirió que hicieran un concurso entre las hijas de los hombres. Zeus tenía otro plan y se fue con su hermano Hades para ver la posibilidad de que ofreciera a una de sus sirvientas más hermosas. Hades los recibió muy bien y pasaron directamente al punto, sin embargo, en ése momento Hades no podía ofrecerle a ninguna mujer de su pertenencia ya que carecían de un alma pura y esto podría contaminar a los hijos de Pegaso. Desilusionado, Zeus emprendió su viaje a las tierras de los hombres en dónde de inmediato la multitud creció muy rápido, Hera hizo anuncio y de inmediato centenares de mujeres se agolpaban para ser la pareja del caballo alado Pegaso.

Zeus puso como condición que la mujer que lograra amansarlo sería la madre de los hijos de Pegaso, cómo dicho requisito dependía de la voluntad de Pegaso parecía justo, pero Hera puso otra condición; la mujer debía ser de no más de 25 años y tendría que ser virgen, de lo contrario sus vaginas serían desgarradas por un hechizo suyo. La cantidad de mujeres dispuestas se redujo considerablemente, pero el caballo no encontraba a su compañera.

Pegasu y Elfa
Zeus y Hera estaban cansados y se miraban mutuamente sentados en una piedra derrotados por la situación mientras que Pegaso se fue al interior del bosque a comer un poco de pasto verde, en el crepúsculo anterior a la desaparición del sol se escuchó un relinchido que fue atendido por la pareja de Dioses, hallaron a una hermosa elfa de aspecto adolescente siendo acicalada por el caballo alado. La pareja divina se miró uno con el otro felices porque habían hallado por fin a la madre de los hijos de Pegaso. La elfa no reconoció a los Dioses que eran por lo que preguntó ¿que hacían en su bosque?, Zeus le contó quienes eran y le ofrecieron ser parte de la dinastía olímpica cómo la pareja de Pegaso. La elfa sorprendida por el golpe de información no sabía que decir, miró a Pegaso a los ojos quedado maravillada por su belleza, entonces mencionó que debían de ir con los ancianos de su pueblo para solicitar dicho favor, ya que ella no podía tomar decisiones de este tipo.

Zeus accedió, Hera le concedió el cuidado de Pegaso por esa noche y al día siguiente habrían de encontrarse en el mismo lugar, ella y sus superiores. Al día siguiente Zeus y Hera asistieron y esperaron por un breve lapso de tiempo, de pronto de entre el follaje de los árboles salió una delegación de elfos y detrás de ellos aquella elfa montando a Pegaso, sólo que en esta ocasión la elfa aparentaba tener una edad similar a los 18 años humanos, unos dos años más que el día anterior. Zeus preguntó qué era lo que sucedía, el sabio elfo que comandaba a la delegación del Bosque se presentó y le indicó al Dios Zeus que la niña elfa que conocieron el día anterior era muy joven por lo que convocaron a los magos del bosque para hacerla madurar mágicamente a una edad apropiada (según los elfos unos 3600 años) para poder tener descendencia.

Hera preguntó los detalles de la especie de los elfos, dicha pregunta fue resuelta por el mismo Pegaso que ahora estaba en condiciones de hablar gracias al poder que los elfos tienen de manera innata con los animales. Zeus y Hera quedaron satisfechos por lo que se llevaron a Pegaso y su pareja al Olimpo no sin antes dar su palabra al pueblo elfico sería visto de buena forma desde el Olimpo librándoles de los Dioses despiadados por el favor de haber cedido a una integrante de su especie.

Una hermosa Musa que cuida del corcel y sus descendientes.
Ya en los establos del olimpo Hera transformo a la elfa mediante su poder en un Pegaso hembra ayudada por el mismo Pegaso. Y es de éste modo en que Pegaso pudo tener hijos, las Musas de nuevo entran en acción para cuidar a de estos. Y es gracias a este evento que puedes o podrás ver muchas imágenes en dónde caballos alados hacen su aparición.


Dicha caballería alada sería utilizada por los Dioses, Ángeles y Valkyrias y en ocasiones por reinos bendecidos para poder transportarse con más eficacia y ser auxiliados en combate, además los hijos de Pegaso tienen afinidad por los Elfos. Esta caballería tiene propiedades envidiables cómo la inmunidad a las enfermedades, gran longevidad, capacidad para hablar, lanzar conjuros y por supuesto surcar los cielos con gran velocidad.

Ya en el olimpo Pegaso y su pareja se pasean por los campos elíseos dialogando con las alas de los guerreros que descanza ahí, Pegaso suele devolverle a su peraja su forma original para que esta pueda cabalgarlo e ir con su gente de vez e cuando.
Previous
Next Post »

Agradecemos tu comentario. Show Conversion Code Hide Conversion Code Show Emoticon Hide Emoticon

Thanks for your comment